Histología y Anatomía de la Uña

Breve descripción de la Histología y Anatomía de la uña

Las uñas son estructuras córneas, curvadas o planas, localizadas en el extremo anterior y dorsal de la falange distal de los dedos. Tienen por función proteger los extremos blandos de los dedos. Son de forma rectangular, y su superficie libre es extremadamente lisa.
La zona de la piel situada bajo la uña se denomina lecho ungueal. La piel situada a ambos lados y en el extremo proximal de la uña recibe el nombre muro ungueal. El espacio comprendido entre los muros ungueales y el lecho subungueal recibe el nombre surco periungueal. El borde proximal a partir del que se desarrolla se conoce con el nombre de matriz ungueal. El extremo proximal de la uña se observa una zona semilunar que recibe el nombre de lúnula y que se extiende por debajo de la piel. La lúnula cubre aproximadamente el octavo posterior de la uña. Los 7/8 restantes tienen un color ligeramente Rosado, debido a la abundante irrigación de las falanges dístales. La irrigación se distribuye por papilas diminutas, cuyo número y tamaño se hace menor en la zona correspondiente a la lúnula.
Burrows considera que el color blancuzco de la lúnula es debido a una reflexión de la luz dado que la uña no adhiere a los tejidos situados por debajo de la misma en esta porción como sucede en las zonas más dístales.
La uña es de estructura densa y semitransparente, y está formada por células epiteliales cornificadas. Este material, de estructura córnea bien trabada, tiene aspecto escamoso y está distribuido en diversos estratos, de forma que los cortes perpendiculares aparecen estriados. Entre las escamas se encuentran ampollas de aire, que son las responsables de la aparición de manchas blancuzcas irregulares.
La invaginación de la epidermis situada en el borde posterior de la uña, a nivel de la lúnula, presenta todos los estratos propios de la piel. Al reflejarse para formar el lecho ungueal desaparecen gradualmente las papilas, así como los estratos granular, lúcido y córneo. La capa córnea se extiende por la superficie libre de la uña, desde la matriz hasta el eponiquio. El estrato lúcido y el estrato granuloso llegan hasta el surco periungueal, pero no se continúan por la misma uña. El estrato Malpigiano sólo se observa en la superficie del lecho subungueal.
El crecimiento de la unidad ungular comienza en el feto aproximadamente a las 10 semanas de edad y comienza a disminuir en rapidez a medida que aumenta la edad.

Bennett, indica que las uñas de los dedos crecen al ritmo de 0,119 mm cada día. En hombres 1,08 mm por día y en mujeres en 1,4 mm. Las uñas de los niños prematuros presentan el mismo ritmo de crecimiento que el de los adultos.
Sibinga, indica también que en estudios realizados después de la muerte demuestran que las uñas continúan creciendo durante dos o tres días más. Este crecimiento no se había detenido por completo cuando se abandonó el estudio al décimo día.

Myrón A. Bodman, señala que la lámina ungular está compuesta por queratina muerta(una proteína) y no crece por sí misma. Es más porosa al agua que la epidermis. Su fragilidad y dureza se relacionan en forma directa con su contenido de agua. Los preparados con agua y alcohol penetran mejor en la uña que los compuestos aceitosos. El contenido de calcio es sólo del 0,2% y no se relaciona con su dureza. La velocidad de crecimiento está determinada sólo por la velocidad de división de las células de la matriz ungueal. Las uñas de las manos crecen más rápido que las de los pies, tal vez por la temperatura algo mayor de los miembros superiores y por la velocidad del flujo sanguíneo comparado con el pie.

DEFINICIÓN DE LESIONES UNGUEALES
DEFECTOS CONGÉNITOS

Anoniquia
Consiste en la ausencia congénita de una o más uñas, se ha observado asociada a una ictiosis congénita. Es posible observar niños nacidos sin uñas, y en los que éstas aparecen más tarde en el curso de su vida.

Macroniquia
Se denomina a una longitud o anchura anómala de las uñas. Puede ser concomitante con uñas hipocráticas y dedos en palillo de tambor, cardiopatía.

Microniquia
Corresponde a una uña de tamaño extremadamente pequeño, reducido pero normales en todo lo demás,

Paquioniquia
Consiste en un engrosamiento de las uñas. Estas uñas son en general anormalmente duras y estriadas según su eje longitudinal.. Este estado puede asociarse con una hiperqueratósis de la planta de los pies y palma de la mano.

Polioniquia
Se trata de un estado caracterizado por la existencia de uñas supernumerarias en un mismo dedo. La uña puede presentar una matriz común o individual.

Sinoniquia
En el sindactilismo, puede suceder que las falanges afectadas presentan una sola uña. Esta puede aparecer dividida por uno o más surcos.

AFECCIONES ADQUIRIDAS POR TRAUMATISMOS

Padrastro
Corresponde a una exfoliación de la epidermis junto a la uña. Cuando la zona afectada. La infección es frecuente y viene provocada por el hecho de que el paciente arranca la zona de piel levantada de sus dedos.

Hematoma Sugungueal
Corresponde a la acumulación de sangre causado por un violento trauma sobre la uña, de dolor intenso que requiere una urgente asistencia en el drenaje de la zona ungueal afectada.

Hemorragia
La hemorragia bajo la uña es consecuencia de un escape de sangre de las arteriolas. Generalmente es provocada por una compresión directa ejercida por el zapato, durante un período de tiempo prolongado. La uña se desprende y cae. La hemorragia subungueal es distinta del hematoma subungueal por el hecho de que en la hemorragia se trata de una extravasación difusa de sangre, que afecta frecuentemente a más de una uña.
También los pacientes afectos de una hemofilia pueden sufrir hemorragias subungueales.

Onicocriptosis
La primera descripción de uña enterrada fue publicada en 1845 por Lewis Durlacher “la uña creciendo hacia el interior de la carne”. Son sinónimos: onixis, uñero, uña encarnada. La onicocriptosis se acompaña siempre de una infección piogénica (granuloma).

Onicogrifosis
Consiste en una encorvadura en sentido plantar de la parte frontal de una uña hipertrofiada. Este proceso puede ser a menudo consecutivo a una arteriosclerosis senil o traumatismo ungueal entre otras.

Onicofagia
Corresponde al hábito morboso de comerse las uñas, tanto en niños como en adultos.

Espiculización
Se produce después de un intento fallido de extraer la uña quedando residuos de la misma que al crecer originan trastornos dolorosos en la piel o surcos.

ENFERMEDADES LOCALES ADQUIRIDAS

Leuconiquia
Corresponde a una decoloración blancuzca de la uña, que aparece en forma de manchas o estrías, situadas siempre en dirección transversal. Pueden aparecer bandas longitudinales después de la extracción de cuerpos extraños que han penetrado bajo la uña. La leuconiquia se debe en ocasiones a trastornos de la nutrición o sistémicos.

Oniquia
Se produce por una infección de uno o ambos bordes del lecho ungueal y de la misma uña. Es frecuente observar rodetes transversales en la uña, cuando la oniquia adquiere carácter crónico.
La oniquia supurada es debida siempre a los estafilococos. Eventualmente puede encontrarse una infección mixta (estafilococos y estreptococos). La Candida albicans constituye frecuentemente la causa de las oniquias no supuradas.

Onicomalacia
Setrata de un reblandecimiento de las uñas, cuya causa se desconoce y no suele asociarse a ningún otro trastorno de la uña. No existe dolor local.

Onicomicosis
Setrata de la enfermedad más frecuente de las uñas. Es debida a la invasión de un hongo, y provoca graves trastornos del crecimiento ungueal, con destrucción de la misma. Desde el punto de vista clínico la onicomicosis es prácticamente idéntica al eccema, la dermatitis atópica, la psoriasis, liquen plano y algunas lesiones traumáticas.

Onicorrexis
Consiste en una fragilidad y fragmentación espontánea de la uña, con formación de estrías en sentido longitudinal. Es frecuente en personas de edad avanzada y con déficit nutricional y arteriosclerosis.

Onicotrofia
Se trata de una interferencia con la nutrición ungueal. Existe una atrofia o una falta de desarrollo que pueden ser consecutivas a una infección, a un trastorno endocrino o una enfermedad sistémica. La uña pierde su brillo, su color se hace semejante al de una uña micótica.

Paroniquia
Es una infección de ambos lados de la uña y de la base de la misma. Esta en sí misma no participa en el proceso. La paroniquia crónicas es dolorosa muy raramente. La inflamación periungueal es casi siempre discreta. Esta afección es tres veces más frecuentes en pacientes diabéticos y el 97% de los casos observados se obtuvo cultivo de Candida Albicans (Stone y Mullins).

PROCESOS DERMATOLÓGICOS ADQUIRIDOS


Epidermolisis
Existe un desprendimiento de la epidermis de las estructuras subyacentes. Las uñas desarrollan una atrofia, se acortan y caen progresivamente. Por fin se desarrolla una onicomadesis permanente, que acaba transformando los extremos de los dedos en muñones bulbosos desprovistos de uñas, (epidermolisis ampollar).

Hiperqueratósis
Se trata de una hipertrofia cutánea. Cuando se encuentra alrededor de la uña, existe también una hipertrofia del lecho ungueal. La hipertrofia es también concomitante con la psoriasis o una onicomicosis.

Ictiosis
Es una enfermedad de la piel que se caracteriza por su sequedad, la presencia de escamas y su carácter áspero. Generalmente afecta a las uñas, que presentan muy numerosas y pequeñas deformidades, alteraciones de color y engrosamiento.

Onicofosis
Consiste en una formación callosa del surco periungueal, el callo es provocado por la presión de una uña encorvada.


Psoriasis
Es una lesión de la piel que en las fases precoces la uña sufre una fina descamación lemelar, pierde su brillo, formación de pequeñas fositas sobre el cuerpo de la uña y presenta una discromía blancuzca. La uña puede destruirse completamente.


TUMORES BENIGNOS DE LA UÑA

El granuloma piógeno es un neocrecimiento localizado superficial ulcerado y de tejido vascular que resulta de la irritación de la piel. Con frecuencia acompaña a las uñas encarnadas. Producidas por una neovascularización exuberante, no es causado por pus o infección, como su nombre parece implicar. Si se elimina la irritación, como la espícula de una uña encarnada, el granuloma se reabsorberá espontáneamente al cabo de algunos días.

Los fibromas periungueales, son tumores benignos raros de pliegue ungular proximal que pueden ser adquiridos o asociarse con esclerosis tuberosa.

El osteocondroma, es un tumor óseo benigno subungueal doloroso. Puede haber un antecedente de traumatismo en el dedo. El roce con los zapatos puede provocar una ulceración subungueal y la uña puede elevarse. Se presenta entre los 10 y 25 años de edad y afecta de forma predominante a los hombres en una relación 2:1. El osteocondroma puede confundirse fácilmente con una verruga subungueal.

Los tumores glómicos, son crecimientos benignos pequeños (algunos milímetros de diámetro) y dolorosos que suelen observarse debajo de la uña y que se presentan como una pápula de color rojo azulado. En condiciones normales el aparato glómico sirve para regular el flujo sanguíneo digital distal. El lecho ungueal tiene entre 93 y 501 anastomosis (uniones) glómicas arteriovenosas por centímetro cuadrado. El dolor es intenso y pulsátil y puede ser desencadenado por los cambios de temperatura del medio o por la presión de una palpación firme.

Fuente: - Podología Atención Primaria Editorial Panamericana
- Tratado de Podología Editorial Salvat

 

Tips

tipspodologicos

Diabetes Tipo II

RocketTheme Joomla Templates